jueves, 25 de febrero de 2016

LA EDUCACION SEXUAL DE NIÑOS Y NIÑAS

El origen de esta publicación es otra guía, La Educación Sexual de la Primera Infancia, publicada en el año 2003. Conserva su misma matriz y su mismo espíritu, aunque en esta ocasión esté destinada a quienes educan a niñas y niños algo mayores.
Entonces, al igual que ahora, optamos por hablar de ‘educación sexual’ en lugar de ‘educación afectivo–sexual’, porque consideramos que lo sexual abarca inexorablemente a lo afectivo y, por tanto, es una reiteración añadir este calificativo.
Asimismo, en La Educación Sexual de la Primera Infancia señalábamos que es la calidad de la relación que cada madre, padre, maestro o maestra establece con un niño o una niña lo que permite hacer educación sexual con mayor o menor acierto, porque la educación es ante todo relación. Por eso, aunque los contextos educativos que se dan en las familias, en las escuelas o en otros muchos contextos sean diferentes entre sí, lo que realmente importa, tanto en unos como en otros, es crear vínculos que posibiliten a cada niña y niño descubrir su propia manera de vivir la sexualidad con libertad, felicidad y salud, o sea, con creatividad y sin violencia. No se trata de una apuesta de futuro, sino que presta una atención especial al presente de cada criatura, porque la sexualidad forma parte del ser humano a lo largo de toda su vida.
Esta guía no es un formulario es más bien un recetario sobre cómo abordar la sexualidad con niñas y niños de 6 a 12 años. Las fórmulas son rígidas y no están abiertas a la singularidad de cada vida humana, mientras que las recetas sí. “(…) las recetas precisamente no tienen nada fijo, están abiertas, porque parten de la experiencia de cada una. Cada una dice ‘yo lo he hecho así… le he puesto una pizca de sal, –que no es una medida fija– y lo he dejado en el horno que calienta poco por arriba una media hora: a veces le pongo esto si no tengo de aquello, etc.’. Así, tú vas y pruebas y si no tienes un elemento le añades otro. Es algo abierto a la relación.
Del mismo modo, no encontrarás propuestas de actividades sino retazos de experiencias de madres, padres, maestras, maestros, educadoras y educadores, que esperamos te sirvan para contrastar, orientar y dar luz a tu propia experiencia educativa. Son precisamente estos relatos y nuestra propia práctica como educadoras los que nos han permitido evitar esa abstracción que nos separa de la vida a la hora de tratar las diferentes cuestiones que encontrarás a lo largo de este texto.


ACCEDER A LA EDUCACION SEXUAL EN LA PRIMERA INFANCIA

ACCEDER A LA EDUCACION SEXUAL EN NIÑOS Y NIÑAS DE 6 A 12 AÑOS

No hay comentarios: