lunes, 29 de febrero de 2016

EL OBSERVADOR EN BIONEUROEMOCION

Estamos en una época donde todo ocurre a gran velocidad, es una época de grandes cambios, de valores cambiantes. Se puede apreciar por doquier un cambio de conciencia, este cambio viene acompañado de una apertura mental, de búsqueda. Por primera vez aspectos tan distantes como la física, la psicología, la biología y la espiritualidad se unen en un todo, y este todo adquiere unas proporciones que antes no nos podíamos imaginar. Este todo se convierte en un Todo. Ahora parece que el puzle se completa, los conocimientos más o menos científicos se unen y conforman una nueva identidad. 

Esta nueva identidad tiene una característica sobresaliente: la entienden todos. Ya no hay que ser más o menos inteligente, su conciencia se abre a la nueva información, llega a todos por igual, y a cada mente le viene su luz y le abre la conciencia a algo mucho mayor de lo que esta persona estaba viviendo. Pocas personas tenían la conciencia lo suficientemente amplia para abarcar los aspectos de la ciencia, la psicología y la espiritualidad. Esta obra se ha inspirado en este logro de toma de conciencia. He podido ver, a lo largo de más de veinte años, cómo los diferentes aspectos anteriormente mencionados iban tomando cuerpo en mi mente hasta llegar a hacerme una pregunta de la que parece ser que no he recibido respuesta: ¿cómo es posible que los descubrimientos científicos que se han producido en las últimas décadas no formen parte de una enseñanza global?




No hay comentarios: