martes, 12 de enero de 2016

CONOCER EL CEREBRO, PARA LA EXCELENCIA EN LA EDUCACIÓN

Como bien afirma Luis María Ullibarri en la introducción a este trabajo “que todo agente educativo conozca y entienda cómo aprende el cerebro, cómo procesa la información, cómo controla las emociones, los sentimientos, los estados conductuales, o cómo es frágil frente a determinados estímulos, llega a ser un requisito indispensable para la innovación pedagógica y transformación de los sistemas educativos”.

Y es que como nos recuerda el Sr. Rubia “Conceptos antiguos como memoria o inteligencia han quedado obsoletos al entender que estas facultades se descomponen en diversos tipos que hay que tener en cuenta. La memoria o la inteligencia ya no son unitarias y dependiendo del tipo de que se trate cada uno de ellos debe ser desarrollado adecuadamente. Por eso es importante conocer primero las disposiciones de cada alumno para poder tratarlo de acuerdo con sus facultades. No hay que olvidar que nada se aprende mejor que sobre lo ya conocido y en este sentido al igual que estamos cerca de una medicina personalizada, también en educación nos encaminamos cada día más a una enseñanza que tenga en cuenta las predisposiciones de cada individuo”.
Si bien el avance de todo tipo de ciencias constituye un logro digno de la mayor consideración, los objetivos a los que apunta la neurociencia y los logros que se empiezan a conseguir, junto con futuros descubrimientos que ya se atisban, permiten concebir la esperanza de conocer, en un tiempo no demasiado lejano, las claves para el óptimo desarrollo del potencial intelectual de las personas.



Si tienes problemas para acceder al recurso, envíame un correo a papadecuarentaytantos@gmail.com

No hay comentarios: